Mapa mental: ¿Qué es?, ejemplos, tipos y cómo elaborar

¿Qué son los mapas mentales? Llamamos mapa mental (o map mind, en inglés) a una especie de diagrama  que se emplea  para representar conceptos o ideas referidas a algún tema en específico. Esta clase de texto es hoy en día una importante  herramienta de aprendizaje, ya que con su ayuda se estimula la  retención en la memoria  de  una gran cantidad de información mediante  la asociación de ideas, además de que permite al creador del mapa organizar las ideas de acuerdo al conocimiento que tenga del tema.

Si resumimos en pocas palabras, un mapa mental  es  la representación gráfica de un concepto previamente establecido, con el que al  asociar  los textos, con las imágenes y los colores  podemos  memorizar una mayor cantidad de información en  un menor tiempo de estudio.

El objetivo de los mapas mentales es agilizar la fase de retención de conocimientos y recortar el tiempo de aprendizaje de una manera más dinámica.

Tipos de mapas mentales

A pesar de que todos los mapas mentales cuentan con una misma estructura, su apariencia puede ser muy diferente, y en base a esto, se pueden observar diferentes tipos:

  • Mapa mental arbóreo, en este tipo de  mapas mentales, la idea principal, o el título que le hemos colocado a nuestro mapa se coloca en el tope, y las ideas secundarias se van colocando en forma descendente. Su figura puede recordar la imagen de una medusa.
  • Mapa mental de arco iris, Su forma evoca a la de un diafragma. El título se coloca en un extremo y las ideas secundarias o sub temas se van disponiendo en cada arco
  • Mapa mental circular, en estos mapas la información se dispone alrededor de la idea principal, en forma de anillos concéntricos, dando la  imagen de un circuito.
  • Mapa mental de panal, en estos mapas la información se muestra en estructuras hexagonales, disponiendo la información  en pequeñas celdas, esto le da la apariencia de un panal de abejas. La información se  presenta  ordenada  de adentro hacia afuera.

Ejemplos de mapas mentales

mapa mental 2
ejemplo 1
mapa-mental
ejemplo 2

Pasos para elaborar mapas mentales

Como recurso para el aprendizaje, la elaboración de esta clase de mapas mentales presenta un doble apoyo, pues  representa una excelente oportunidad de estudio al  momento de ubicar la idea principal dentro del tema y crear el esquema y  luego, al  momento de recordarlo.

Entonces, después de leer muy bien el tema  al que vas a dedicar tu mapa mental, debes armarte de lápiz, colores y cuaderno de notas u hojas de papel, si lo harás de esa manera, o bien, un  software online si lo prefieres hacer de manera digital.

La creación de  un mapa mental  es un proceso fácil, solo  deben seguirse los siguientes pasos:

  • Definir cuál es la idea principal o concepto central en el tema que nos interesa, y procedemos a ubicarla en el centro de la hoja o espacio donde realizaremos nuestro mapa. Para esto, debes leer el texto de manera muy detallada, para que puedas identificar lo que es la idea central o principal, no necesariamente el título de tu mapa mental  ha de ser la idea principal, dicho título puedes colocarlo según lo que tú has entendido.

Además de colocar el titulo que nos interesa, podemos acompañar con una imagen, que sea capaz de atraer la atención al relacionarla con el titulo a la primera vista.

  • Organizar las ideas secundarias o subtemas .Cuando lees el tema en busca de la idea principal, puedes identificar también algunas de las ideas secundarias, y  tomar nota para complementar nuestro mapa mental

Esto lo conseguimos colocando ramificaciones alrededor de nuestra idea principal (por lo general, en el sentido en que giran las agujas en el reloj) siguiendo un orden de importancia de ideas. En estas ramificaciones colocamos solo palabras claves o simbólicas. Esta sería como una  primera “ronda de ramas”.

Es recomendable que hagamos un resumen de ideas, para no recargar el mapa.

  • Desarrollar cada idea secundaria o subtema por separado. En este punto comienza a ramificación de las ideas- algo así como una segunda ronda de ramas- para dar cabida a todo el contenido que nos interesa, debemos disminuir  el tamaño de las letras, pero cuidando siempre que se mantengan legibles. Trataremos  de plasmar aquí lo más relevante de la idea, en oraciones cortas.

Aquí podemos hacer uso de  imágenes, flechas, símbolos, para relacionar las ideas en caso de ser necesario

A partir de este paso es donde se comienza a desarrollar el tema en sí, y es donde radica la importancia de este mapa mental, pues a la vez que lo vas creando estas estudiando y desarrollando el tema.

  • Apoyarse en el uso de colores para la señalización  de las diferentes ramificaciones. El uso de más de tres colores incide de una manera positiva en el hemisferio derecho del cerebro, de manera que la comprensión del tema y su retención se hace más efectiva con este método.

Una manera de combinar los colores podría ser la siguiente:

Rojo o naranja para el titulo principal, verde o marrón para las ideas secundarias o subtemas y el color  azul para las ramas más lejanas.

Entre cada subtema y su correspondiente ramificación debe guardarse un espacio adecuado

  • Ensayo y error. Cuando  nos decidimos a elaborar o  crear  un mapa mental, invariablemente, a medida que progresamos, nos damos cuenta de que hemos dejado de lado alguna información importante, por lo que debemos volver atrás, borrar lo hecho y hacer de nuevo, o bien, pasar a otra hoja y darle espacio al último retoque que recordamos.

Por eso, antes de darle el toque final, sin darnos cuenta ya hemos realizado varios bocetos de lo que será nuestro mapa. Y es que las ideas van llegando a medida que vas creando. Esto se llama una lluvia de ideas o brainstorm.

Elaborar un mapa mental es una tarea que bien puede realizarse de manera individual, tanto como grupal. Si lo realizamos de manera colectiva, cada participante puede aportar sus ideas de manera que se van formando nuevas conexiones  entre cada ramificación.